Recomendación: “Pyongyang” de Guy Delisle

15 03 2010

Hace unos días entré en una tienda de cómics y vi un título que me llamó la atención. Se trataba de “Pyogyang” de Guy Delisle. En él el autor relata sus vivencias durante unos meses  como animador de una productora francesa que ha llevado parte del trabajo a la capital de la críptica Corea del Norte, donde reina la única “dinastía comunista” de todos los tiempos.

A media que el propio Guy, convertido en personaje principal, se familiariza con la ciudad toma conciencia de la excesiva devoción a los líderes de la nación, de cómo un país puede negar su propia realidad a base de propaganda, de cómo un régimen totalitario debe buscar un enemigo para autojustificarse y de cómo sobreviven los residentes de Pyonyang a una ciudad que parece más un escenario de una obra teatral escrita por un megalómano que un lugar donde vivir.

Aquí tenéis un montaje creativo de algunas páginas  elaborado por Kiten2cat12345 (Michelle para los amigos), una fan del cómic.

Con lo que he dicho y después de ver el vídeo os puede dar la impresión de que en “Pyongyang” reina una atmósfera de pesadilla, claustrofóbica, incluso kafkiana. Ni mucho menos.  Delisle nos cuenta las situaciones que vivió como quien nos cuenta las anécdotas de un viaje a una tierra curiosa y extraña. Ojo, no digo con esto que frivolice con la situación del país: sencillamente lo relata con sencillez, cuenta las cosas como son y como las ve, sin caer en un dramatismo exagerado, hasta trata algunas con sentido del humor. Y precisamente eso es lo que hace buena la historia.

Sé que me estoy explicando muy mal. Así que sólo puedo animaros a leer. Y esperar que, como a mí me pasó al terminar la última página, lo consideréis uno de vuestros cómics preferidos.

P.S.: Os voy a contar algunos de los momentos de “Pyonyang” que más me gustaron.

1. Cuando a Guy no se le ocurre mejor idea que regalar a su intérprete un ejemplar de 1984. Por supuesto, unos días después el traductor, tembloroso, se lo devuelve.

2. Cuando, en un descanso durante un viaje, el protagonista observa las vistas desde una montaña. Admira el paisaje natural sintiéndose satisfecho de estar en un lugar donde no hay mensajes progandísticos. Sin embargo no se ha dado cuenta de que en la ladera de la montaña, detrás de él, hay una gigantesca pintada alabando al líder norcoreano.

3. La visita al palacio de las amistades: un lugar donde se exponen los regalos hechos al presidente coreano, que van desde rifles hasta televisiones de plasma.