En clase de marketing

17 03 2008

Hola, ¿Qué tal por ahí?

Obviando disculpas por haber tenido este pobre blog mío en estado casi comatoso, he estado pensando que, para teneros informados de cómo me van las cosas y, de paso, darle un poco de vidilla a esto, voy a ir colgando fotos de lo que voy viendo o me va pasando en la escuela.

Aquí tenéis la primera. Os explico: somos 16 personas y en algunas clases nos dividen en grupos para hacer “trabajillos”. La mayoría de las veces esos grupos “casualmente” coinciden con los que la dirección de la escuela estableció para hacer los trabajos trimestrales que defendemos ante tribunal de profesores.

Pues bien, esta foto (pulsad sobre ella si queréis verla más grande y en Flickr) es de una de esas clases: la de Marketing. Un buen día tuvimos que hacer una presentación de un análisis DAFO sobre Vitaldent (de ahí la muela que estáis viendo en primer término). Por la cosa de ser originales (y no rompernos mucho la cabeza haciendo un Power Point), lo escribimos todo en un rollo de papel higiénico.

Bueno… y una vez hecha la explicación, paso a presentaros a mis compañeros de grupo. Voy de Izquierda a derecha: Jokin (de Algorta), Licenciado en Bellas Artes; Alfonso (de Madrid), Licenciado en Publicidad; Laura (de Ciudad Real), Ingeniera Técnica Informática de Gestión; Yo (de Madrid), tengo un papel en la pared que dice que estudié Periodismo, pero yo no me lo creo; y Paula (Galaico-madrileña), Licenciada en Publicidad.

Ya os iré contando más cosas sobre la gente. Espero que con mucha mayor periodicidad.

Saludos, portáos bien, que los astros os sean propicios… y multitud de frases bonitas que hablen de un destino brillante.

Anuncios




Autorretrato

28 01 2008

El otro día, en clase de fotografía, nos pidieron que nos hiciéramos un autorretrato. La norma era que no debía ser la típica foto en la que saliésemos sonriendo. Tenía que ser algo así como un “retrato psicológico”.

Pues bien, después de una larga sesión, a la salida del metro me hice esta… y fue la que más me convenció.

Al día siguiente le tocaba a la clase comentarla. Lo gracioso es que nadie parecía ponerse de acuerdo. Para unos tenía cara de triste, para otros era un atormentado, otros llegaron a decir que tenía cara de malo.

¿Con qué debería quedarme? Contadme, contadme.