Confusiones lingüisticas de algunos clientes

23 07 2007

Como sabéis los sábados por la mañana ayudo a mis padres en el negocio familiar: la frutería. Os conté que muchas veces clientes y clientas se confunden a la hora de pedir las cosas. Pues bien… No sé si alguno de ellos habrá leído aquel post titulado “Tres de whisky, un porro, ¿una rama de opio?” pero ese tipo de errores apenas se producen ya. Eso sí… están siendo sustituidos por una amenaza mayor y aún más terrible: una extraña confusión de lenguaje elemental y conceptos con extrañas consecuencias. Voy a comentar unos pocos:


E.C.L.E.C.E.C

1. “Señora, estos plátanos son canarios, de la misma Formentera”: Gol en propia puerta. Mi padre confundió la isla canaria de Fuerteventura con la isla balear de Formentera. No fue tenido en cuenta: supongo que es porque desde una isla a otra hay solamente hay 2.472 kilómetros y eso, en la era de la información, no es nada. Lo que no explico es por qué mi padre pensó en Fuerteventura cuando allí no hay plantaciones de plátanos.

Aquí está para que os hagáis la idea: un error de miles de kilómetros

2. “Anda que… ¡menudo bastardo habéis criado!”: Esto lo dijo una clienta refiriéndose a mí. Por supuesto mi madre puso los ojos como platos, se palideció y con un hilillo de voz sólo pudo preguntar “¿Qué ha dicho?”. Afortunadamente se recompuso, pudo redirigir la conversación y averiguó que la buena mujer quiso decir “vástago”.

3. “No he podido venir en toda la semana. A mi marido le ha dado un pólipo frenético”: La verdad, no me quedó muy claro si el pobre marido de esta señora sufría de pólipos en las cuerdas vocales o le había dado un cólico nefrítico. Aunque podía ser algo peor: quizá ese señor había invocado a uno de los monstruos que describía Lovecraft y había recibido su merecido por semejante y blasfemo horror (en tal caso, me gustaría conocerle).

¿Podría ser esta la inmunda, blasfema y tentacular imagen del horror caótico y reptante del pólipo frenético?

4. “Mi hijo está hasta las narices de sus alumnos: me ha dicho que va a cogerse un año selvático”: Supongo que el hombre que dijo esto se refería a un “año sabático” para descansar, pero también es verdad que si quieres dar clase a esas fieras llamadas “alumnos de instituto” un buen entrenamiento sería irse a la jungla africana y buscar a Tarzán para que le enseñara a tratar con semejantes bestias.

Por supuesto, lo de aparecer un día en clase con taparrabos es opcional

5. “- Si hay algo que me repatea son los yanquis – dice la señora.

– Bueno… también habrá gente buena en América – respondo yo.

– Me da igual si son malos o buenos: lo que no me gustan son sus pelos”

Esto hizo que la cabeza me diera vueltas. No porque tardara mucho en comprender que en vez de a “yanquis” se refería a “punkies”, sino porque hacía unas semanas otra mujer me había pedido “punkies” refiriéndose a los “kiwis” con lo cual, cuando hablaba de que no le gustaban sus pelos ¿se refería a las crestas de la tribu urbana o a la pelusilla de la fruta neozelandesa?

En fin, que la próxima vez que renueve mi curriculum voy a poner que tengo nociones del “marujés”. Seguro que con esto consigo trabajo como intérprete en las Naciones Unidas.





La familia NPC

13 07 2007

Creo que es algo que siempre pasa: cuando trabajas con un grupo de gente en un proyecto al final acabas tratándole y refiriéndote a él como un hijo (bueno, quizá esto es una exageración). Lo curioso (y no es la primera vez que pasa) es que, cuando realizas algo en grupo ya sea un programa de televisión, un trabajo para la facultad o un blog acabas portándote como un familiar más con la gente con la que compartes esa responsabilidad. Es decir, que acabas asumiendo un rol prototípico (permitidme la expresión) de un padre, un abuelo, un tío…

Por eso, y con permiso de los demás integrantes de la “familia NoPuedoCreer“, os pregunto a todos los que queráis contestar… ¿A qué nos parecemos o que rol asumimos los que escribimos allí? Si aceptáis responder os dejo, para que os inspire,  el último post que a día de hoy (12+1 de Julio de 2007) y a esta hora (21:50) ha escrito cada uno de los componentes:

Diccio-camiseta por Amy

Sandalias LED por Don Alipio

Mochila Darth Vader por Jorturos

Barbacoa con 30 USB por Troy

Bueno… ahí lo dejo: aclarad quién es qué en el entorno friki familiar de la criatura.

Y hablando de frikis… como el post de hoy es corto y para escuchar algo mientras pensáis aquí tenéis una canción para nostálgicos (si es que alguien se acuerda de ella): Here we go de Stakka Bo:

Para que luego digan que un video-clip nunca sale barato…





Mi reino por una tapa

10 07 2007

Creo que, al menos en este país, hay dos inventos que nadie odia: la cama y las tapas.

Eso de que te pongan unas lonchas de jamón, unas aceitunas, unas patatas e incluso unos minúsculos pepinillos en vinagre con la cerveza o el vino siempre es bienvenido. Pero, ¿Cuál es el origen de esta costumbre? Como en muchos otros países, el origen de algo querido y venerado entronca con lo mítico, lo épico y lo regio.

DE CÓMO SE INVENTARON LAS TAPAS Y LAS CIRCUNSTANCIAS QUE LAS ACOMPAÑARON.

Cuentan que hacia el siglo XIII Alfonso X “el sabio” enfermó. Su médico, incapaz de determinar qué era lo que le pasaba a su señor, decidió salirse por la tangente y recomendar al rey que tomase un poco de vino acompañado por pequeñas cantidades de comida para que no se quedara sin comer nada mientras estaba en cama mientras pasaba la enfermedad.

Milagrosamente el rey se recuperó sencillamente con “ese tratamiento”. Y como este rey era bueno (debió ser el único) decidió que todo el mundo en Castilla debía beneficiarse de tan eficiente remedio, por lo que promulgó una ley que obligaba a las tabernas a dar con cada copa de vino una pequeña porción de comida.

Alfonso X

Este es Alfonso X, dispuesto a pinchar una aceituna en una visita a la tasca

La medida fue aplaudida, dado que, aparte del hecho de poder comer gratis en una época en la que sólo llegaba el dinero para tomarse algo de vino, ayudaba a que los campesinos no reiniciaran sus labores con el estómago vacío.

Ahora me diréis “Vale, sí, pero… ¿por qué lo llaman “tapa”? Pues en eso tuvo que ver otro rey Alfonso, pero esta vez el XIII.

Alfonso XIII pensando con qué tapita acompañará su cubata

Por lo que sabemos, el rey Alfonso XIII en una visita a Cádiz hizo parada en una taberna frente a la playa. Pidió un chato de vino y el camarero, para que picara algo, le llevó también unas lonchas de jamón. En el momento en el que dejó la copa de vino, comenzó a soplar el viento y se levantó una nube de arena. El chaval rápidamente puso una de las lonchas de jamón sobre la copa del rey para que sirviera de “tapa” y la arena no cayera en el vino. La idea le pareció buena y después de tomarse el vino y comerse la loncha de jamón (recordemos que estaba llena de arena) pidió otro vino con otra “tapa”.

Menos mal que el aperitivo era una loncha de jamón. Llega a ser como en otros bares, que te ponen unos tristes panchitos y unos kikos, y en vez de la “tapa” el camarero y el rey Alfonso inventan “el cóctel de frutos secos”. Imagínate al del bar echándote los cacahuetes en el tinto porque así lo manda la tradición…

Por cierto, el libro de donde he sacado esta anécdota está ahora mismo frente a mí. Os digo el título por si queréis pillarlo: “Madrid oculto, una guía práctica” de Marco Besas y Peter Besas. Es un libro curioso.

P.S.: No sé si os habéis dado cuenta pero es curioso. Rey Alfonso X “el sabio” inventa la costumbre en el siglo XIII pero es precisamente Alfonso XIII el que le da nombre. ¿Una Serendipia?





Memes que os debo

4 07 2007

Bueno… como este mes he estado ocupado en mi ex-curro (qué palabro, ¿no?) no he podido responder a los memes que me planteaban Tresblau y Kotoko. Así que, chicos, allá van los míos, con retraso (pido disculpas por ello).

MEME DE TRESBLAU: 5 ENCUENTROS “EXTRAPROFESIONALES” CON FAMOSOS. Es decir, 5 famosos con los que me haya encontrado en sitios cotidianos.

1. Agustín Jiménez: Bueno… no sé si vale como encuentro “extraprofesional” más que nada porque por la época que le conocí yo no trabajaba: era alumno del grupo de teatro de instituto del I.E.S. Rosa Chacel, del que fue profesor Agustín hasta hace unos años. Hice con él “Bodas de Sangre” y “Hamlet”.

2. Arturo Tejerina: A este popular (e irónicamente odiado) cronista del corazón me lo encontré un día yendo con los colegas del curro a comer cerca de Telemadrid. Iba con bastante prisa al trabajo y casi nos atropella al bajar del taxi. Curiosamente nadie cayó en que era él hasta el segundo plato.

3. Emilio Rodríguez Menéndez: Me encontré con el famoso ¿abogado? ¿Playboy? Sinvergüenza al fin y al cabo en la Avenida del General Perón, en Madrid. Se metía en un cochazo con dos esculturales rubias. Os podéis imaginar…

4. Carlos Sobera: El presentador de “¿Quiere ser millonario?” (50×15) Cenaba en el VIPS del Palacio de Hielo de Madrid, cerca de mi mesa. Siempre me han dicho que me doy cierto aire a él, así que desee ponerme en su mesa y decir que éramos familia para que me pagara la cena.

5. Javier Reyero: Más conocido como “ese que da los deportes en el canal ese”. Me lo encontré echando la matrícula para el Máster en el que me voy a meter ahora. Creo que estaba dando una clase para otro máster sobre comunicación. Si no recuerdo mal hablaba por el móvil y no hacía más que dar vueltas.

Como véis no son de estos super famosos, pero son los que recuerdo (y con los que he tenido “encuentros extraprofesionales”).

Bien… ahora vamos con el otro:

MEME DE KOTOKO: JUEGO “MIS OCHO COSAS”

INSTRUCCIONES // REGLAS

1.- Cada jugador comienza con un listado de 8 cosas sobre sí mismo.

2.- Tiene que escribir en su blog esas 8 cosas, junto con las reglas del juego.

3.- Debe seleccionar a 8 personas más para invitar a jugar y escribir sus nombres.

4.- Por último, tiene que dejar un mensaje en sus blogs invitándoles a jugar, indicando en el mensaje, el post de su propio blog “El juego” Mis 8 cosas.

1. Todo el mundo suele echarme más edad de la que tengo: no sé si es por la manera de vestir o algo de eso pero la gente lleva desde que tengo 24 años echándome 30.

2. De entre todas las cosas que he hecho de la que me siento más orgulloso es de una radionovela (Hortaleza, año cero) que durante dos temporadas emitió la radio del barrio. La hacía yo solo, así que os podéis imaginar el trajín que llevaba.

3. Nunca me ha gustado el mundo del espectáculo ni el de la televisión: y es irónico en alguien que se ha dedicado a lo que se ha dedicado. Ambos mundos están bien para verlos, pero no para trabajar en ellos.

4. Si no he acabado todo lo que tenía que hacer no soy capaz de relajarme. Lo explico con una anécdota-metáfora: cuando veo una araña rondar por la pared no soy capaz de dormir o hacer nada hasta que no me he asegurado de que la he matado o la he soltado en otro sitio.

5. Soy incapaz de escuchar un disco completo de un solo grupo o cantante: vamos, que los CD’s que llevo en el coche son variados. (Las cintas variadas primero y el Mp3 después me salvaron la vida).

6. Tengo una manía supersticiosa increíble al número 13: Sencillamente no puedo verlo. Si está en un reloj digital o una matrícula tengo que esperar a que llegue el minuto 14 o a ver una matrícula que tenga el 14. No sé por qué… debe ser algo relacionado con el punto 4.

7. Cuando era más joven fui Siniestro (mejor dicho, Gótico), aunque todavía sigo vistiendo de negro en bastantes ocasiones y escuchando los mismos grupos (en “cintas variadas”)… y estoy orgulloso de ello.

8. Todavía no he visto ningún episodio de “Prison Break” o “Heroes”: Eso sí, me he tragado dos temporadas de “Deadwood”, “Yo, Claudio” y prácticamente la serie completa de “El prisionero” (no es que sea meritorio, porque esta última sólo tiene 17 episodios).

Bueno, el punto 3 y 4 de las instrucción, con permiso, me los salto porque supongo que todos aquellos que conozco lo han hecho ya.

Así que tanto este como el de los famosos puede contestarlo quien quiera, como quiera y cuando quiera.

Saludos y perdón una vez más por el retraso.





Vuelve el hombre… y también Don Alipio

1 07 2007

¡Hola, chic@s! ¿Qué tal todo por ahí?

Siento mucho haber estado ausente prácticamente durante un mes (y tener el blog en riesgo de fosilización): entre el trabajo y NPC apenas he tenido tiempo para escribir. Pero aquí estoy de nuevo y, como he dicho en el título… (Modo narcisista on) vuelve el Ali más esperado desde Muhammad Ali y Ali G (modo narcisista off).

El caso es que este iba a ser un post en el que hablara que he dado un giro importante a mi vida: señoras, señores… dejo el mundo del guión. Os iba a contar que hace unas semanas que el trabajo me tenía quemado y me iba a hacer un Master de diseño gráfico. Sin embargo, el otro día me enteré de que, aunque no hubiese renunciado, no iban a renovarme el contrato. Así que ahora mismo estoy, como diría una amiga, flotando.

Bueno… sea como sea, ahora estoy desligado del mundo televisivo, así que puedo tranquilamente mostraros algo que llevaba tiempo queriéndoos enseñar y son algunas palabras que usábamos en el trabajo y que resultaban curiosas. A ver qué opináis vosotros.

PALABRAS QUE USÁBAMOS EN EL TRABAJO Y QUE RESULTABAN CURIOSAS. A VER QUÉ OPINÁIS VOSOTROS.

(Hoy no tengo el día original, desde luego ¿Habré perdido la buena forma?)

1. Oppenheimmer: El apellido del físico estadounidense padre de la bomba atómica se comenzó a utilizar para designar al chiste con referencias excesivamente cultas. La culpa la tuvo el menda cuando, delante de todo el mundo en una reunión dijo a un compañero que había dicho una burrrada: <<No había unas declaraciones tan peligrosas desde que Oppenheimmer dijo “¿Por qué no lo llamamos bomba atómica?”>>.

2. Atapuerca: Como muchos sabéis en la Sierra de Atapuerca (Burgos) se han encontrado restos de los europeos más antiguos. Pues bien, en el trabajo usábamos ese término para referirnos a chistes viejos que, por un despiste, no se acaban de eliminar del guión definitivo. Vamos… como en la paleontología, que lo enterrado en un estrato inferior acaba saliendo a la superficie. En la mayoría de los casos debido a un terremoto al que llamábamos “jefe”.

3. Chistón: Por decirlo así, era el “Santo Grial” del humor para nosotros: el chiste definitivo, el que hiciera terminar nuestra pieza en una orgía de carcajadas, aplausos y zápines varios haciéndonos alcanzar la inmortalidad. La similitud no acaba ahí pues tampoco se sabe si existe realmente, cómo es, dónde se encuentra… y muchos caballeros se han perdido en el camino buscándolo.

4. Talía: Ojo, no confundir con la cantante mexicana, Thalía. Este término también es de mi cosecha y pareció gustarle a un par de compañeros. Talía es la musa de la comedia, y a ella me enconmendaba en momentos de desespeación (le escribí incluso una oración, a ver si tengo el valor de postearla un día… ¿queréis que lo haga?). Reconozco que no es la musa de la comedia refiriéndose al humor, sino al teatro, aunque algunas veces la invocación solía funcionar. Por esta razón algunas veces nos referíamos a los chistes buenos (y que funcionaban) que se nos ocurrían de repente con ese nombre.

5. Crisis: Todos sabéis qué significa y no tiene ningún chiste que os pueda decir. Pero os aseguro que ha sido la palabra más usada en el trabajo siendo dicha varias veces al día y, en especial, cuando el guión no estaba todavía terminado a las 21:15… ¡Y el programa se emitía a las 21:30!

Bueno… hay otras cuantas palabras, pero estas son de las que me acuerdo de momento. Perdonadme si en este post de vuelta no estoy muy inspirado y, sobre todo, por no haber aparecido en tanto tiempo.

Saludos a todos… de nuevo.

P.S.: Prometo ir respondiendo poco a poco a los Memes que me habéis dejado.