Una sencilla lección de astucia

11 01 2007

Esta “curiosidad histórica” hace mucho tiempo que la leí en no sé qué libro. He ido recopilando cosas a partir de recuerdos y no sé si la historia era así exactamente. Así que perdonadme si me equivoco en las fechas o en los nombres.

Cuentan que en China, durante la Guerra de los Tres Reinos (Siglo III d.C.) el General Zhuge Liang, líder del ejército del reino de Shu, mandó a todo su ejército a ocupar una posición lejana mientras él se quedaba descansando en una pequeña ciudad sólo con 100 hombres unos días.

Este es Zhuge Liang. Desde luego, pinta de cansado tenía.

Al día siguiente de irse su ejército, se presentó frente a las murallas del pueblo Sima Yi, General del reino de Wei. Con 150.000 soldados dispuestos a capturar a Zhuge Liang.

Este es Sima Yi en piedra.

Lejos de desmoralizarse ante tal diferencia entre su guardia de cien personas y los miles del enemigo, el General Zhuge Liang mandó a los suyos que se escondieran y abrieran las puertas de la ciudad. Él, vestido sólo con una túnica, se colocó en la parte más visible y menos protegida de la muralla; y se puso a cantar.

Sima Yi reconoció en seguida a su enemigo, lo tenía prácticamente en la palma de la mano… pero, tras unos instantes, ordenó a sus 150.000 soldados que se retiraran.

¿Qué había ocurrido?, ¿Cómo había sido capaz de vencer a un ejército sólo entonando una canción? ¿Tan mal cantaba? Pues no.

Zhuge Liang era considerado un hombre muy astuto tanto entre sus aliados como entre sus enemigos. De hecho Sima Yi le conocía bastante bien y consideró que todo eso de las puertas abiertas, la sencilla túnica y las canciones debía formar parte de una maniobra tan bien organizada que se escapaba a su entendimiento. Así que prefirió marcharse a caer en una trampa.

Imaginad la cara que se le quedó cuando se enteró de que no había plan, ni emboscada. Sencillamente Zhuge Liang había jugado con su propia fama… y había ganado.

¿Qué nos dice esta historia? Primero, que tenemos que ser fieles a nosotros mismos; segundo, que ningún enemigo ni ningún problema podrá con nosotros si sabemos jugar bien nuestras cartas; tercero, que Jack Sparrow probablemente tenía un antepasado chino.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

11 01 2007
jorturos

Me ha gustado la historia, y la moraleja no tiene desperdicio alguno.

(Sige así guionista… xD)

11 01 2007
Megumi

Ole muy buena la historia… es como en se dice en mi tierra(tanto para lo bueno como para lo malo)”cria fama y échate a dormir”….

11 01 2007
Kotoko Tsuzuky

Buena historia y mejor reflexión, jajaja… ésto si es una buena lección y no las de sintaxis del colegio xD

pd: estoy contigo, fijo que el Capitán Sparrow tenía antepasados chinos ^^ (se las sabe todas)

12 01 2007
Tresblau

Menudo farol en toda regla!

28 01 2008
Ever

Power la historia… Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: